Estufas

Nuestra gama de estufas responde a las diversas necesidades de los fabricantes y técnicos de mantenimiento en temas de bobinado, desde el secado atmosférico o al vacío, la polimerización de las resinas o la quema de barnices.

Sin embargo, la principal aplicación sigue siendo el secado de las partes activas de los transformadores. Efectivamente, muchos materiales porosos se emplean en la fabricación de los transformadores (madera, papel, cartón,…) Por su naturaleza o procedimiento de fabricación, contienen agua de origen, e incluso aunque se hayan secado perfectamente, se rehidratan para equilibrarse con la tasa de humedad del aire ambiente. Aunque esa tasa de humedad fuera baja, es suficiente para degradar sensiblemente sus características aislantes. La fase de secado de la parte activa del transformador es por lo tanto primordial para asegurar su fiabilidad a lo largo del tiempo, especialmente con tensiones elevadas.

Durante esta operación de secado, no es extraño evaporar más de 100 litros de agua en las partes activas de 90 toneladas o más.

Bobinages

Esta operación de secado puede llevarse a cabo por ventilación con aire caliente en una estufa atmosférica, pero se alcanzan pronto unos periodos de secado que no son aceptables para sus aplicaciones industriales. El secado al vacío se impone rápidamente debido a su nivel de rendimiento al reducir entre 2 y 3 veces el periodo de secado y el consumo energético.